Redactor de contenidos barato, ¿Te interesa este perfil?

28/03/2020

El redactor de contenidos barato es uno de los términos más buscados actualmente en la red, parece ser un perfil profesional demandado por un alto porcentaje de particulares y empresas que desean llenar de contenido sus blogs y demás proyectos.

Pero ¿Es realmente rentable contar con tus servicios si eres tan barato?, ¿Dónde debes centrar tus esfuerzos a la hora de conseguir que te escojan a ti?, ¿Podría equipararse tu nivel al de un redactor profesional y reconocido mucho más caro? Hoy buscamos respuesta a todas estas cuestiones y alguna más que se me irán ocurriendo durante el camino.

Primero, ¿Es rentable contar con los servicios de un redactor de contenidos muy barato?

La respuesta es completamente subjetiva y para nada compartida por todos. ¿A quién no le gusta pagar menos? Algunos dirán que sí porque han tenido suerte, mientras otros no habrán podido pasar del primer pedido de textos ya que era imposible entender algo. Si te sirve de consuelo, durante años he ido comprobando como ambos casos se sucedían cada vez que he precisado de la ayuda de un tercero, y generalizar no me ha servido de nada.

Lo cierto es que, para que nos presentemos como un buen redactor de contenidos han de darse determinadas circunstancias que, sintiéndolo mucho, no combinan bien con un perfil low-cost excesivamente llamativo.

Y te diré el motivo: Nadie ha comprado un Ferrari por el precio de un Ford Fiesta, y el campo del marketing de contenidos no es una excepción. ¿Hay ofertas? Claro. ¿Hay profesionales creciendo todavía por explotar? Claro, pero una estrategia de contenidos nunca verá sus frutos si nos presentamos con un perfil sorprendentemente barato e inexperto.

¡Oye Andrés, pero todos merecemos una oportunidad! Claro, nadie empieza jugando en primera división y ni mucho menos los equipos de primera delegan la responsabilidad de conseguir sus objetivos en un jugador de tercera. ¡Poco a poco! ¿Me vas pillando por dónde voy?

Todos hemos comenzado bajándonos los pantalones

Últimamente me paso el camino de ida y vuelta a la oficina escuchando podcasts del mundo del marketing, con personajes de la talla de Anina Anyway, Rosa Morel O Vivir al Máximo, de Ángel Alegre. En todos ellos, en todas las entrevistas, en comentarios que hacen e historias que cuentan, todos coinciden en que la mayoría empezaron por el fango. Creciendo a medida que evolucionaba su nivel y experiencia. ¡Es lo normal!

Lo que debes saber antes de presentarte como un redactor de contenidos barato: Humildad

El perfil del redactor de contenidos low-cost suele ser representado por alguien que todavía no se encuentra asentado en este campo, es decir, por el motivo que sea no conoce o no tiene a su disposición los recursos y experiencia necesarios para poder llevar a cabo un proyecto y presentarse en condiciones para exigir mayor remuneración. Bien, pero que no nos tomen por tontos.

Puede que seas una persona que se ha quedado sin trabajo, puede que alguien te haya contado lo rentable que es este mercado o puede que simplemente quieras dedicarte a tu pasión; escribir textos. Sea lo que sea, debes estar preparado/a para comenzar desde el principio, con humildad y perseverancia, siempre creciendo y mejorando tus habilidades.

¿No debería plantear siempre la oferta más barata? Depende de ti

Una cosa es ser competencia y plantar batalla a los demás, cosa que veremos en otra ocasión y más adelante. Sin embargo, ahora lo que nos interesa es ofrecer una muy buena imagen y por supuesto, no dar la impresión de que regalamos nuestro teclado. Y cuando digo regalar es regalar.

Los clientes que pagan tan poco, no te interesará trabajar con ellos, ya lo verás.

Desprecian tu trabajo, pagan mal, poco y encima piden el doble de trabajo después. Nunca están satisfechos. ¿Realmente quieres eso? ¡Sí, necesito comer! Bueno, es decisión tuya, pero esos no son clientes recomendables. Ni en el principio, ni en el final.

Créeme que disfrutarás más del camino si te lo tomas con calma, aprendes y cuidas más la imagen antes que el precio. ¡No te imaginas lo que se consigue hoy en día con un bonito escaparate y un texto bien redactado como carta de presentación! El dinero termina llegando cuando se demuestra el talento, pero el talento no crecerá ni con todo el dinero del mundo.

Un redactor de contenidos barato es bueno si se sabe utilizar la estrategia

Para que te hagas una idea, redactar contenidos es una profesión como cualquier otra. Unos pagan por un servicio que hacemos otros. Sin embargo, los hay que piensan que una hora de tu tiempo escribiendo un texto debería cobrarse a un cuarto de lo que cuesta un empleado del hogar, por ejemplo. ¿Lo ves correcto?

Si un reponedor, un limpiador o una camarera cobran 10€ la hora, ¿Por qué tu debes cobrar el post a 2€? Analiza bien qué quieres ofrecer y con quién quieres trabajar, establece un mínimo digno y que no te tiemble el pulso en decir NO de vez en cuando.

Si quieres saber más del tema; pasemos a la continuación del tema en este artículo.