Cómo ser redactor de artículos sin prostituirse

redactor de contenidos

Hoy hablamos de la facilidad que hay en dejarse llevar y terminar reventando el mercado tratando de acaparar todo cuando todavía no somos nadie. Para ser redactor de artículos primero debemos tener claro que empezamos prácticamente de 0, es decir, sin nada ni nadie que nos avale más que nuestro trabajo.

Un buen redactor de artículos debe aprender a marcar la diferencia

Piénsalo, ahora nos encontramos en una situación en la que hay redactores de artículos muy baratos ofreciendo un servicio pésimo, captando clientes en las plataformas como Fiverr o Freelancer y quitándote toda posibilidad de encontrar un buen negrero que te pudiera contratar y explotar… ah, perdona, ¿Es eso lo que buscabas no?, ¿Me estoy equivocando?

Primera regla del redactor que se precie a honrar su profesión: Nadie te puede explotar más que las condiciones habituales que se exigen en cualquier otro trabajo y contrato entre dos partes. Ni por motivo económico ni por necesidad de cualquier otra índole. 

Prostituir tus tarifas de contenidos no es algo recomendable ni ético bajo el punto de vista de muchos entre los que me incluyo, aunque obviamente puedes hacer lo que te plazca y te invito incluso a que lo pruebes. Dará sentido a este artículo.

El tipo de cliente que encontrarás no te convendrá, las ofertas serán mayores en cantidad, pero no en calidad, y precisamente lo que trato de inculcarte es la filosofía del cliente contento vale por dos y…termina pagando por dos.

Un redactor de artículos muy barato no aporta valor a ningún proyecto.

¿Cómo te sientes cuando pagan poco y no paran de exigir? Efectivamente, que te están tomando el pelo. Pues acostúmbrate porque con esa idea del low-cost todos los clientes que encuentres tienen altas probabilidades de someterte a su voluntad.

Si aceptas entrar en ese juego tan sucio terminarás ofreciendo un producto del mismo valor por el que se ha pagado.

No invertirás ni un euro más, no pensarás en cuidar los pequeños detalles y, si el cliente está de acuerdo, enhorabuena, quizá a él no le interese un trabajo cuidado o directamente le importe un pepino.

Hay de todo, pero lo más normal es que los resultados esperados no lleguen, los lectores ignoren el contenido por falta de sentido y tu cliente termine contratando a otro, porque al fin y al cabo, ellos quieren también los mejores resultados, aunque paguen una mierda.

Ser muy barato hace que pierdas tiempo, lo que significa también dinero.

La gente se aprovecha si no defines límites. El problema con la redacción de contenidos prostituida es que hoy en día existen multitud de perfiles de nuevos redactores, con 0 experiencia y 0 ganas por aprender.

Solo buscan un beneficio económico que nunca terminará llegando porque no saben ni lo que están haciendo.

¿Quieres ser muy barato? Adelante, pero hazlo con una finalidad, por lo menos ten un motivo de peso que te de credibilidad al argumento.

Y, ¿Cómo puedo llegar a ser un/a buen/a redactor/a de artículos?

Las habilidades se desarrollan escribiendo y aprendiendo de los demás, coge libros, coge material de valor y copia, copia las ideas y conviértelas según tus necesidades. Si está prohibido copiar contenidos, las habilidades e ideas es una práctica que te recomiendo hacer. ¡Nadie nace sabiendo las cosas!

No quiero que hagas lo mismo que el rebaño de ovejas virtual, no quiero que terminen recurriendo a ti por ser un redactor de contenidos demasiado barato, porque terminarás tú cansad@ y ellos disgustados.

Que vayan a ti porque eres bueno/a, porque tienes recursos, habilidades y miles de argumentos demostrables sobre el papel virtual.