Ganar dinero escribiendo, lo que no te van a contar

ganar dinero escribiendo

¿Quieres ganar dinero escribiendo?, ¿Necesitas aumentar tus ingresos desde casa? Ahora puedes escribir para revistas y páginas top que no dudarán en proporcionarte el sueldo que estabas imaginando. Y todo sin moverte de tu escritorio, con un horario flexible y dedicándole el tiempo que mejor te convenga.

Seguro que te suena. Estoy convencido de que la mayoría de publicaciones relacionadas con ganar dinero escribiendo vienen acompañadas de estas frases motivadoras. Ahora bien, ¿Son realmente ciertas?, ¿Sabes realmente lo que implica dedicarse a la redacción de contenidos?

Hoy quiero enseñarte una pequeña parte de la realidad que envuelve a este sector, una muestra de lo que realmente te vas a encontrar una vez te decidas por darle al teclado. Y, aunque parezca un intento por desmotivarte, trataré de provocar en ti una reacción totalmente contraria. ¡Querrás seguir!

Ganar dinero escribiendo artículos, ¿A qué precio?

Rentabilizar nuestras habilidades es lo mejor que uno puede hacer. Al igual que unos dominan el diseño, estudian, crecen y ofrecen sus servicios, otros hacemos exactamente lo mismo con la redacción de contenido y otras muchas materias.

Obviamente, se puede ganar dinero. ¿Mucho? Claro. Pero también poco o nada. Ser redactor de artículos requiere dominar el arte de la escritura y, aunque no sea necesario poseer formación académica, sí es imprescindible utilizar el sentido común, tener pasión y aplicar determinadas reglas para darle forma a los textos.

Monetizar esta habilidad es posible, pero hay ciertos condicionantes que se deben comprender y asimilar. Como dicen en mi tierra; “Es imposible llegar y besar el santo”. Es decir, no se puede pretender empezar ahora y esperar que mañana lluevan los proyectos, el dinero y los encargos.

Y, aunque te parezca de sentido común lo que te estoy diciendo, esta es la causa principal por la que muchos intrépidos se adentran en este sector esperando encontrar el éxito en las primeras semanas de aventura redactora y acaban abandonando. Pasados unos días, la motivación se acaba y con ella las ganas de seguir intentándolo.

No es fácil ganar dinero escribiendo, aunque ahora contemos con herramientas y plataformas que nos permitan llamar a muchas puertas, como Fiverr. Redactores de artículos hay muchos, pero los buenos y constantes escasean.

Y tú, ¿Qué precio estás dispuesta/o a pagar? Adentrarse en esta aventura requiere de compromiso y tiempo. Si creíste que llegarías y triunfarías, ve poniendo el freno porque la sorpresa puede ser realmente negativa.

Flexibilidad: Podrás dedicarle las horas que tú quieras

También puedes ser arquitecto, codearte con las grandes empresas y proyectar sus futuros edificios. Podrás organizar las horas de estudio a tu gusto y tendrás toda la libertad posible para ir a clases cuando quieras. ¡A tu medida!

Como puedes ver, esta vendida de humo es aplicable a cualquier sector. Todo es fácil, a tu ritmo, sin presiones y con posibilidad de lograr el éxito y sueldo que deseas. Ganar dinero escribiendo artículos es exactamente lo mismo.

Escribir un texto coherente y de calidad precisa de tiempo y pasión. Puedes estar 3 horas para escribir 500 palabras y no tener ningún sentido, o todo lo contrario. Cada uno llevamos nuestro ritmo y, en función de las condiciones y tipo de artículo, tardaremos más o menos tiempo en terminarlo. Conozco redactores que dedican 10 horas al día, mientras que otros solo 4.

Ahora bien, esa flexibilidad que tanto nos venden en el mundo del redactor de contenidos es un arma de doble filo. Claro que podrás organizar tu tiempo, pero eso ya lo puedes hacer en muchos otros aspectos de tu vida. Puedes ir al trabajo y pedir una reducción de jornada, cobrarás menos.

También puedes estudiar pocas horas al día para sentirte libre, pero luego no te quejes si el resultado de los exámenes no era el esperado. ¿Ves a dónde quiero llegar con estas comparaciones? Nos venden la idea de que podemos ajustarnos las horas a nuestro antojo, pero no nos advierten de que cada acción tiene una reacción.

Si quieres ganar dinero, tendrás que quitarte hasta horas de sueño. Y más aún en los inicios como redactor de artículos. ¡Como siempre se ha hecho! Tendrás que volcarte en promocionarte, escribir muestras, crear un blog para ser visible, anunciarte en plataformas y aprender nuevas técnicas de escritura. Eso no te lo van a contar.

Obtendrás un salario incluso superior al actual

Podrás dejar el trabajo y centrarte en la escritura, obviamente, dedicando esas pocas horas al día que mejor te convengan. ¡Sin presiones! Y estoy convencido de que si ese día compras un décimo de la lotería, hasta puede que te toque.

Cuando uno empieza en el mundo de la redacción de contenidos suele ajustarse a los precios que el mercado demanda. Y si no eres una persona asentada y conocida en el sector, tendrás que tragar con esta norma como hemos hecho el resto. Cobrarás poco y dedicarás mucho tiempo.

Que nos imaginemos escribiendo lo que nos gusta, sin presiones y obteniendo grandes ingresos por ello es un objetivo que incluso te recomiendo tener. Sabrás qué es lo que quieres y lucharás por ello. Sin embargo, no esperes encontrarte en esta situación a corto plazo porque primero tendrás que pasar una temporada en el lodo.

Para una persona que acaba de empezar, lo más normal es hacerlo a través de plataformas como Fiverr o similares, donde podrás comprobar cómo el precio de un artículo de 500 palabras se paga a, como mucho, 5 euros. Claro que hay excepciones y redactores que triunfan cobrando más, pero ya los conocen. A ti todavía no.

Si quieres ser atractivo y resultar ser una opción para el comprador, tendrás que bajarte los pantalones y cobrar esas cantidades. Incluso verás cómo por 5-10 euros tienes gente que ofrece sus servicios de redacción incluyendo 3 artículos. ¿Crees que una persona desconocida, sin reputación ni experiencia sería elegida cobrando el doble o triple por el mismo trabajo?

Sí, ahora aparecerán palabras como dignidad, decencia, esclavitud, profesionalidad y muchas otras. Pero te aseguro que, si quieres iniciarte en este campo y deseas prosperar, tendrás que asumir que este es el camino adecuado para dar los primeros pasos. Cobrar poco y trabajar mucho. Con el paso del tiempo, la balanza se irá equilibrando, créeme.

Escribirás para revistas y empresas punteras en su sector

Lo cierto es que no vas a ver una firma puntera en su sector en lo que queda de año y el que está por venir. Las empresas más importantes no suelen ir a Fiverr en busca de grandes talentos, ya que tienen dinero más que suficiente como para encargar esta tarea a una agencia especializada.

Este tipo de agencias suelen contar con una plantilla de redactores que trabajan única y exclusivamente en los proyectos que ellas determinan y consiguen. Hablamos de un perfil de redactor experimentado y con habilidades, quizá un puesto que te podría interesar en un futuro si haces las cosas bien.

Los peces grandes pescan en el océano, nosotros ahora mismo estamos en una pequeña charca donde crece el más compensado, tanto a nivel de precios como de calidad en sus trabajos. Por eso no me cansaré de decir que la calidad en lo que escribes ha de primar sobre cualquier otro elemento, incluso el precio.

Empezarás por clientes particulares, personas que emprenden con sus blogs para posicionar y monetizar. Los comercios pequeños también suelen hacer acto de presencia, pero serán estos grupos quienes normalmente te den las primeras oportunidades.

Por lo que, si pensabas que ibas a escribir sobre los temas que te gustan, prepárate porque tendrás que empezar con joyería, placas solares, ecología, electrodomésticos y razas de animales.

Clientes cercanos y agradables en el trato

Aunque he tenido la fortuna de trabajar casi siempre con grandes personas, de las cuales muchas son ahora amistades, existe un alto porcentaje de clientes que no cumplirán con tus expectativas, ni en el trato ni en la educación.

Su profesionalidad deja mucho que desear, por lo que no te asustes cuando empiecen a salirse de lo pactado y comiencen a exigir más texto, correcciones y modificaciones sin control ninguno. Ellos pagan, tu obedeces. Ese es su eslogan.

Lo bueno que tienes a tu favor es la libertad para seguir trabajando con ellos o no. No hay obligación de hacer algo que te apasiona mientras algunos lo utilizan para humillarte o aprovecharse. Si no te gusta lo que ves, rechazas la oferta y buscas otro cliente más agradecido y humano.

Para ganar dinero escribiendo artículos no necesitas terminar cediendo ante todas las exigencias del mercado. Siempre que no estés a gusto, podrás moverte y tratar de encontrar alternativas que valoren tu trabajo de una forma honrada.

Ser redactor de contenidos es duro, pero gratificante

Cuando te agradecen el trabajo hecho, cuando se sorprenden ante la calidad del artículo que les has enviado o incluso cuando adelantaste el plazo porque te sentiste cómodo realizando el encargo. Son algunas de las formas en las que ves recompensado tu esfuerzo y por las que esta etapa inicial merece la pena.

Cuando pase un tiempo, notarás como los clientes se fidelizan y llegan nuevas oportunidades incluso gracias a sus valoraciones. Podrás ir creciendo paso a paso, cometiendo errores y aprendiendo de ellos, pero nunca lograrás tus objetivos si pretendes llegar y cobrar más que otros que te llevan ventaja.

Por fortuna para ti, la competencia es alta, pero su nivel deja mucho que desear. Hay miles de empresas y particulares que buscan a diario su redactor de artículos ideal. Una persona apasionada por su trabajo y que cumpla con las necesidades de sus proyectos, ¿Serás tú?

Si te gusta escribir, hazlo. Asume el reto y empieza dando los primeros pasos, por duros que resulten. Dentro de un tiempo podrás comprobar cómo sí era posible encontrar esa remuneración que estabas buscando, ya que podrás poner un valor real a tu esfuerzo y elegir qué horas dedicar a tus clientes.