Errores de freelance que debes evitar a toda costa

errores de freelance

El mundo de los profesionales freelance es apasionante, está lleno de oportunidades y proporciona una serie de ventajas que muy pocos trabajos pueden ofrecer. Sin embargo, ser freelance también significa buscarse la vida, lidiar con clientes, esquivar estafas y aprender de los errores de freelance amateur.

Hoy vamos a centrarnos precisamente en este último punto, en los errores que cometemos como freelance que, aunque lo enfocaré en la redacción de artículos, bien podrían aplicarse a la gran mayoría de profesiones que comparten esta condición.

Bajar los precios para llamar la atención

No voy a negar que, sabiendo cómo, cuándo y dónde, bajar los precios de tus servicios a fin de conseguir llamar la atención sea una poderosa estrategia. Sin embargo, muchos redactores de artículos que dan sus primeros pasos lo hacen únicamente bajo presión por conseguir sus primeros clientes.

Se llama competencia, nadie lo va a regular y muy pocos se atreverán a juzgarlo. Cada uno es libre de poner su tarifa, sin embargo, ten cuidado con bajar demasiado el precio de tu tiempo. No sabes qué tipo de cliente tienes enfrente ni cuáles son sus necesidades.

Es cierto que los primeros inicios son complicados, que también es ilógico cobrar lo mismo que un profesional experimentado y que hay que hacer esfuerzos sobrehumanos por seguir adelante. No obstante, un precio muy bajo podría provocar tu desmotivación total al comprobar cómo haces mucho a cambio de muy poco.

Copiar a la competencia

Dicen que siempre hay que mirar a los mejores y hacer lo que ellos hacen. Sin embargo, poner el punto de mira en un redactor profesional no hará otra cosa que frustrarte al comprobar que:

  • No accederás a los mismos clientes que ellos.
  • No podrás cobrar las mismas tarifas.
  • Por mucho que lo intentes, no podrás ofrecer su calidad.
  • No gozas de reputación ni agenda de contactos.

Estos pequeños detalles marcan la diferencia. Empezar en una plataforma como Fiverr podría suponer para ti un trampolín de inicio, mientras que para un redactor avanzado solo sería una distracción o pérdida de tiempo.

No copies todo lo que hacen, solo aquello que puedes aplicar a tu estrategia. Si observas una mentalidad positiva, empápate de ella. Si emplean técnicas de aprendizaje y escritura útiles, busca la forma de aprender tú también. Y siempre haz las cosas en función de tus necesidades, nunca por la influencia o interés de los demás.

El cliente siempre tiene razón

No es cierto. Hay clientes y clientes, igual que redactores e imitadores. Puedes ofrecer un servicio de baja calidad, alta o estándar. Siempre habrá personas que traten de menospreciarte, aprovecharse o empujarte hacia el éxito.

Si te piden mucho a cambio de poco, declina la oferta. Si infravaloran tu trabajo, sal corriendo. Y si se pasan el día criticando lo que haces, indícales dónde está la puerta. No necesitas tener en cartera a estas personas. Aportan muy poco para el tiempo que requieren.

Quédate siempre con aquellos que te hagan trabajar cómodo, que cumplan igual que lo haces tú y que te aporten algo en tu carrera como freelance. Es cierto que todos estamos aquí por el dinero, pero nos debe motivar la pasión por lo que hacemos. Son errores de freelance que todos cometemos, pero que con un poco de atención podremos evitar.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario