El marketing de las emociones en texto; Contenidos que venden gracias al copywriting

marketing de las emociones

Desfase del anuncio convencional, ahora lo que se lleva es estudiar las respuestas emocionales del cliente para involucrarlo y vender más. Ésta podría ser una muy breve respuesta a la pregunta sobre qué quiere decir este término tan moderno; el marketing de las emociones. Otros lo llaman el arte del copywriting si nos quedamos en el texto, una técnica de escritura creativa y persuasiva capaz de llamar la atención de tus lectores hasta el punto de conseguir la conversión.

Hoy hablaremos de la persuasión, del poder que tiene el texto cuando se compone de la forma adecuada y de las infinitas posibilidades que tenemos para aplicarlo según nuestros intereses. El copywriting no es nuevo, se lleva haciendo décadas, pero son tan buenos los que lo aplican que ni te habías dado cuenta.

¿Qué es el copywriting?, ¿Qué implica y cómo podemos aprovecharnos?

Pongámonos en esa parte en la que tenemos que vender un producto a través del texto, imagina que en este contenido quiero venderte un curso pero antes debo camuflarlo ofreciéndote información para tu proyecto, darte herramientas, capacidad de elección y trucos para conseguir tus objetivos.

Ahora me iré acercando lentamente a la parte de tus necesidades, a esa en la que afirmo saber que tu proyecto necesita despegar con una base sólida, proponiéndote un escenario donde, si me sigues, comprobarás cómo consigues tus primeras conversiones. Aquí ya estoy jugando con tus emociones, te traslado una idea y tú mismo la desarrollas según tu escenario personal.

El copywriting es precisamente persuasión, es aplicar todo lo que sabemos para llegar a las emociones de tus lectores, para tocarles la fibra y conseguir vender.

En la red hay muchas definiciones del copywriting, del marketing de las emociones y el neuromarketing. Palabras que si las dejas solas se multiplican y dan a más definiciones. El resultado de todo esto es la venta, unos la decorarán más y otros menos.

En nuestro caso, donde recurrimos básicamente a las palabras para vender, lo tendremos más fácil. El copywriting es un arte que, dominándolo adecuadamente, tendremos una buena parte de nuestros intereses cubierta. Si quieres ser redactor de contenidos, ser copywriter es un paso más, por lo que bienvenido/a al barco.

Contenidos que venden a través de las emociones

Igual te estás preguntando que cómo es posible conseguirlo, pero lo cierto es que todo sector, producto y servicio tiene su punto emocional de cara al consumidor final. Tan solo hay que saber dónde atacar y cómo.

Cuando buscamos un coche nuevo, nos fijamos en los anuncios que se aproximan a aquello que nos llama internamente, porque la marca recurre a un sentimiento, y antes que el modelo del coche, pensamos en lo que representa esa imagen que estamos viendo. Las campañas publicitarias, aquellas en las que influyen todos los elementos audiovisuales, surgen brillanteces como…

BMW; ¿Te gusta conducir?

Puede que no te despierte curiosidad el modelo del coche ni lo recuerdes, incluso odies a la marca, pero seguro que alguna vez has sacado la manita por la ventanilla simulando al anuncio. Te ha despertado el interés el momento clave de la conducción que llama la atención al 80% del planeta: carreteras inhóspitas, paisaje bonito, un buen coche y tú haciendo el ganso con la mano al son del viento. Venden esa emoción antes que el motor 2.0 que lleva bajo el capó.

La realidad: No te cuentan que para poder pagar un BMW necesitas tener un sueldo superior al de la mayoría, no te dicen que necesitas dar una entrada de 10.000€ ni que la letra financiada será de 400€ al mes. Tampoco te dicen que comprando un Dacia Logan también puedes sacar la mano mientras conduces sin necesidad de endeudarte. ¿Te das cuenta de la diferencia?

Con el copywriting sucede lo mismo; seducimos a través de las palabras. Nos acercamos a tus necesidades y les damos solución mediante casos que tú mismo/a imaginarás gracias al arte de la redacción. Despertamos necesidades y las satisfacemos rápidamente con lo que vamos a ofrecerte.

En la redacción de contenidos, el marketing de las emociones es una herramienta imprescindible

No necesitamos ir a una carretera y vender un prototipo emocional 2.0 que vaya sobre ruedas. Aquí nuestra herramienta es el ingenio, el conocimiento y la destreza con el teclado. La práctica hace al maestro, las habilidades se adquieren conforme vamos escribiendo y aprendiendo.

El artista encargado de vender a través del contenido, ese copywriter creativo y audaz, tan solo debería ponerle la miel en los labios al cliente, mostrarle la comodidad y sencillez con la que sus contenidos y el de sus clientes finales, le conducirán al éxito que él espera tener.

Todos queremos resultados, queremos vernos en la mejor de las situaciones y a menudo nos dejamos llevar por el impacto que tiene una imagen o una frase bien planteada.

¡Hasta pagamos más y mejor por conseguirlo!

El marketing de las emociones juega precisamente con estos factores, con la forma en la que nos mostramos ante el cliente en potencia, cómo se lo mostramos para captar su atención y hacerlo sentir que forma parte de esa postal ideal. Por eso es fundamental mantenernos activos, en constante aprendizaje y mejora de nuestras habilidades.

Y recuerda, a pesar de los gustos de cada uno, BMW no vendería tantos coches ni sería una gran marca si sus modelos no ofrecieran unas prestaciones elevadas, muy por encima de la mayoría de marcas convencionales del sector. Esto quiere decir que, aunque seas un fenómeno despertando emociones a tus clientes, la originalidad y la calidad no pueden verse afectadas, sino todo lo contrario, reforzadas.