Comisiones de Fiverr, el debate interminable

comisiones de fiverr

Siempre se habla de las comisiones de Fiverr, del porcentaje que la plataforma se queda a cambio de materializar un pedido con un cliente. ¿Es justo?, ¿Merece la pena asumirlo cuando ofrecemos nuestros servicios? Mil y una cuestiones que siempre giran en torno al desembolso que hay que hacer cada vez que confirmamos un pedido.

Por si no lo sabías todavía o estás valorando pasar a formar parte de Fiverr, hoy veremos qué son las comisiones, cuánto pueden aplicarnos en sus retenciones y qué maneras tenemos de enfrentarnos a ellas, así como evitarlas, asumirlas o maldecirlas.

¿Consideras que son abusivas?, ¿Crees que son justas y asumibles? Calcularemos cuánto suponen de gasto y en qué medida pueden afectarnos. Sin embargo, ya te adelanto que este tema es un tanto delicado, donde las opiniones son tan variadas como los gustos de cada usuario de la plataforma. Y como es evidente, aquí va escrita mi más sincera opinión e impresión.

Comisiones de Fiverr, ¿Qué son y por qué están ahí?

La comisiones que cobra Fiverr son el sustento principal por el que la plataforma sigue activa, creciendo y ofreciendo cada vez más herramientas a los freelancers. Se trata de un pequeño porcentaje por cada venta que va a parar automáticamente a las arcas de Fiverr.

Imaginemos que nos contratan por un trabajo de redacción de textos valorado en 10$, cuando entreguemos y confirmemos la entrega, Fiverr automáticamente pasará a tu monedero la cantidad de 8$, dejando los últimos 2 para su beneficio.

Actualmente supone un 20% de comisión por cada importe/trabajo realizado.

Para muchos se trata de una cifra prohibitiva, exagerada en comparación con otras plataformas, mientras que otros las asumen gustosamente a cambio de gozar de las ventajas que proporciona su interfaz, difícilmente comparables con la competencia.

Entrar a valorar sobre si es justo o no que paguemos comisiones por un trabajo que realizamos es un aspecto más subjetivo y personal de cada uno de nosotros, sin embargo y más allá de la conveniencia o no de subir o bajar el porcentaje, su existencia está más que justificada.

¿Es justo que Fiverr cobre una comisión por nuestro esfuerzo?

Para responder a esta pregunta tendremos que ponernos las gafas de emprendedores y personas de negocios. ¿Qué es lo más importante para que tu empresa siga funcionando y prestando sus servicios? Ingresos, efectivamente.

Es curioso comprobar cómo muchos de los críticos sobre cualquier tipo de gasto o comisión quedan desarmados de argumentos cuando los ubicas a ellos como dueños del negocio. Nada más pasar a la parte interesada, las vías de ingresos comienzan a justificarse por arte de magia.

Fiverr, además de las muchas otras formas de ingresos que ha ido incorporando y desarrollando, cuenta con las comisiones por venta de un servicio como principal soporte de su modelo de negocio.

Hay que recordar que la plataforma ejerce el rol de intermediario, donde pone todos sus recursos y medios a disposición de los usuarios a fin de conseguir que entren en contacto y satisfagan sus necesidades profesionales.

Evitar comisiones implicaría utilizar otras opciones menos interesantes para financiarse, como suscripciones premium, limitación de funciones al bloque de usuarios que no desean pagar una membresía o incluso inserción de la molesta publicidad que también tanto se critica.

Por lo tanto, ese 20% de las comisiones que actualmente es motivo de queja por parte de muchos, está más que merecido. Ahora bien, ¿Podría ser mejor un 10%? Claro, y gratis sería fantástico.

Razones por las que las comisiones de Fiverr te pueden interesar

Ahora vayamos a la plataforma, analicemos los diferentes perfiles de usuarios que se anuncian en ella. Si das una pequeña vuelta, te darás cuenta de que algunos de los freelancers que te cruzarás en el camino son personas que obtienen un complemento salarial, es decir, muchas de ellas cobran sus trabajos por plataformas como PayPal y se olvidan de lo demás.

¿Y qué es lo demás? Impuestos como el IVA, retenciones por estar realizando un trabajo por cuenta propia y un largo etcétera de “comisiones” mucho más importantes y necesarias a nivel legal que las de Fiverr. Curiosamente, sobre esto nadie dice nada.

Obviamente hay muchos otros profesionales que llevan sus trabajos y obligaciones al día, pero otro gran porcentaje de la plataforma evita muchos gastos gracias a los servicios que ofrece Fiverr. Entonces, ¿De qué se quejan algunos?

Si no se necesita promocionar en Fiverr, ya que la plataforma funciona por reputación más que por inversión, ni tampoco se pagan impuestos, ¿No conviene agradecer ese 20% a cambio de seguir manteniendo este modelo de negocio tan lucrativo para ambas partes?

Lo que puedes hacer para evitar sufrir la comisión

Una de las principales herramientas para dejar de sufrir esas comisiones de Fiverr ha estado siempre a nuestra disposición. Hablo de subir el precio del servicio, de asumir ese coste y repercutirlo en el servicio que ofreces. ¡Así de fácil!

Aunque creas que nadie te va a contratar por subir uno o dos euros tu servicio, te puedo asegurar que si no te contratan más es porque el cliente no merece la pena, o bien, debes mejorar la calidad en aquello que estás haciendo.

Es cierto que “duele” ver cómo cuando un importe de un trabajo finalizado pasa a tu cartera viéndose reducido a causa de la comisión de Fiverr, sin embargo, duele más no conseguir la venta o tener que pagar todos los impuestos que muchos se están saltando.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram