3 Consejos para mejorar la calidad de un artículo

27/09/2022
calidad de un artículo

A veces nos quedamos en blanco, no sabemos por dónde empezar ni cómo darle sentido al inicio del artículo. Y no te engaño cuando digo que no son pocas las ocasiones en las que pierdo más tiempo arrancando que completando el resto del texto. En estos casos, mejorar la calidad de un artículo es vital pero, ¿Cómo lo logramos?

Redactar puede ser maravilloso, aunque hay ocasiones en las que un simple atasco o falta de inspiración provoque que ese artículo que has redactado pierda calidad, haga que el lector deje de interesarse por él.

Hoy voy a sacar mi cuaderno de recomendaciones personales y te ofreceré algunas formas que uso para tratar de mantener y/o mejorar la calidad de los contenidos que preparo. Ya sabes que el nivel de tu destreza con el teclado es lo que te permitirá seguir creciendo a nivel profesional.

¿Es importante mejorar la calidad de un artículo?

Podría poner la mano en el fuego y decirte que actualmente conozco a dos o tres personas capaces de crear maravillas con el teclado sin apenas revisarlas. Tal es su destreza y dominio de la temática que apenas necesitan correcciones posteriores. Hagan lo que hagan casi siempre sorprenden.

El resto de mortales necesitamos tiempo y motivación, ilusión y energía por hacer que el contenido sea lo más original posible. Y eso solo lo conseguimos logrando que el nivel del contenido que creamos sea alto, demostrando que estamos implicados y que somos profesionales, en el caso de que nos hayan contratado como redactores.

Si un artículo es bueno e interesante los lectores seguirán hasta el final, si aporta valor y engancha incluso puede convertir en ventas. El poder de un buen texto es incalculable, al menos hasta cerrar el mes y comprobar cuántas ventas ha generado y los beneficios que ha reportado. Imagina lo fundamental que es tener buen contenido.

No escribas con energías al mínimo

Me encanta escribir artículos por la noche, es cuando más me concentro y donde menos interrupciones tengo. Sin embargo, también se acumula el cansancio y la capacidad de concentración se va reduciendo a medida que pesan más los párpados.

Dejar tu trabajo para la noche sabiendo que tu nivel de agotamiento afecta a la calidad de tus artículos es tirarte piedras sobre tu tejado. Puedes hacer la prueba, deja un texto que hiciste por la noche y revísalo al día siguiente. Comprobarás que muchas faltas y errores han ido acumulándose por tu falta de concentración.

¿Solución? Reserva una franja horaria en la que no te duermas. Así de sencillo. Yo sé que por la noche tengo menos horas disponibles, pero las aprovecho el doble antes de que el sueño me invada. Si tú rindes mejor por la mañana, ¿Qué sentido tiene para ti escribir por las noches? No copies todo lo que te dicen.

Prohibido copiarse y decir mentiras

No es la primera vez que compruebo que algún redactor de artículos ha querido ponerse una medalla por un trabajo que no es el suyo. Copiar contenido es una técnica que, por fortuna para muchos de nosotros, se ha ido penalizando cada vez más.

Sin embargo, sigue habiendo personas que tratan de salir del paso con sus artículos obteniendo la información directamente de lugares de dudosa credibilidad. No revisan, no comprueban ni contrastan los datos, lo que hace que una mentira se convierta en una verdad peligrosa para el lector, ya que no te olvides que tu artículo podría estar hablando de salud o medicina.

Prohibido caer en este engaño. No son pocas las veces que observo cómo una mentira se ha ido publicando en multitud de medios, blogs y plataformas porque el redactor encargado ni se ha dignado en corroborar o razonar lo que están escribiendo.

Busca información y compara, procura hacerlo de fuentes reconocidas y académicas, haz varias lecturas del contenido y verás que ya no necesitas inventarte nada porque tú mismo/a habrás comprendido el tema sobre el que vas a escribir.

Que te paguen bien por tu trabajo

Salvo que te encuentres en los primeros pasos de tu andadura como redactor freelance, asegúrate de que el encargo de contenido que vas a realizar esté justamente remunerado. No hay nada peor que escribir sobre algo que no te interesa y por lo que además sabes que no te van a pagar bien.

Para crear calidad necesitas estar motivado y, aunque soy el principal defensor de la pasión por hacer algo que te guste, recibir una cantidad de dinero adecuada por tu tiempo, habilidades y dedicación es un derecho que no puedes ignorar.

Cuando me enfrento a un nuevo reto sobre el teclado, saber que voy a ser bien remunerado por crear artículos de calidad es uno de los motivos que me empujan a seguir adelante. Tanto para componerlo como para aprender o mejorar la calidad de un artículo que me hayan encargado.

Haz que todo lo que esté a tu alcance sirva para mejorar tu situación. El contenido de calidad se crea gracias a tu entrega, pasión y motivación. Cuando trabajas estos tres aspectos, las habilidades mejoran y tu nivel también. Solo es cuestión de tiempo que empieces a notar los efectos de la calidad.